:/> Personalidad Anaclitodepresiva limiteII
Logo-Jaime-CaNellas-GALINDO-

Dr. Jaume Cañellas Galindo

PERSONALIDAD ANACLITODEPRESIVA LIMITE-I

 

 

Inicio

Quienes Somos

Donde Estamos

Contáctanos

Artículos

Links Relacionados

Català

 

 

Herida narcisista >Angustia abandónica >Dependencia anaclítica (adictiva)> Inestabilidad emotivoafectia> Disharmonia  hiperkinetica >DEPRESION ANACLÍTICA> Trastorno psicosomático .

La Personalidad Límite es esencialmente y sobre todo una enfermedad narcisista, el sujeto no tiene acceso al Edipo y por lo tanto nunca lo ha superado.

No es una angustia de fraccionamiento, ni una angustia de culpabilidad. Es una angustia de abandono. La relación al objeto permaneció centrada en una dependencia anaclítica al otro (recostarse encima del otro, para tener una impresión ”falsa” de mayor control y sensación “falsa” de mayor autonomía) de tipo adictiva, relación de apuntalamiento. Relación dónde se trata de gustar y agradar al otro, pero a costa de dejarse llevar recostándose sobre él. Contentar al otro para estar bien con el y poder controlar su necesaria permanencia contra el sentimiento de abandono y de vacío.  

Eso hace referencia a una tríada narcisista, diferente de la triangulación edipica. El estado límite se sitúa en la falla narcisista, Falo (omnipotencia) - Ideal del yo - Herida narcisista - Angustia de pérdida de objeto - Depresión que es el peligro inmediato contra el cual se defiende el estado límite. Toda descompensación en relación con esta dinámica va a conducir a una patología depresiva anaclítica (depresión, síntoma principal del estado límite) cuyos mecanismos profundos preexistían mucho antes, en el pre-yo precoz. El sujeto va a acusarse de indignidad e incapacidad, posteriormente, va a dirigir sus reproches a los otros. La necesidad de ser querido, reconfortado, lo pone en una situación de dependencia adictiva respecto a los otros. Si el otro falta es una catástrofe abandonica.

Esta depresión sucede al segundo traumatismo emocional tardío, recordatorio y despertador del traumatismo precoz vivido en un período pre-edipico sobre un terreno predispuesto por una conjunción de frustraciones y exigencias maternales desadaptadas. Que el pre-yo frágil del sujeto no ha podido superar y se produce una falla y una herida narcisista precoz.

Numerosos autores describieron el estado límite como una deformación del yo que va a llegar a funcionar en una cohabitación feliz entre un sector adaptado y un sector anaclitico (frágil) de pseudo separación sobre el objeto.

Van a funcionar mucho con mecanismos de defensa arcaicos como la proyección, la escisión, la negación, la forclusión, actos impulsivos, hiperkinesia.

Entre los dos traumatismos el sujeto toma la forma de una adolescencia adultomórfica (Salto sobre el Edipo en forma de pseudolatencia interminable). El sujeto con estado límite se paraliza, no consigue madurar, no es autónomo (aunque en su falso “self” lo aparenta), es incapaz de vivir solo, dependiente inestable e hiperactivo (Hiperkinetico), con una falta de mentalización simbólica y una gran vulnerabilidad psicosomatica.

El sufrimiento del Anaclitodepresivo estado límite se convierte en una especie de culto adhesivo dedicado al objeto “perdido”, sin querer invertir su energia vital en otros objetos. Conflicto interno de su propio yo simbiotizado con el Yo del Otro.

Dr. Jaume Cañellas Galindo(2007)